Es imprescindible que la Consejería de Economía, Empresas y Empleo, acuerde la eliminación de apertura en festivos del comercio para el 2017.

Desde UGT reclamamos el derecho de los trabajadores del comercio a la conciliación de vida laboral y familiar en domingos y festivos, a la vez que defendemos la supervivencia del comercio tradicional, generador de empleo estable.

 Como venimos denunciando desde UGT, la Consejería de Economía, Empresas y Empleo, lleva 5 años sin oír a la representación de los trabajadores, a la hora de aprobar la apertura de domingos y festivos en Castilla la Mancha, 4 años Cospedal y 1 de Page.

En Castilla la Mancha hasta que llego el Gobierno Cospedal, la apertura en festivos del comercio, se negociaba entre consumidores, pequeños comerciantes y agentes sociales. Una vez que Cospedal llego al Gobierno, se nos eliminó de un plumazo a los representantes de los trabajadores de la mesa, y fuimos sustituidos torticeramente por la Patronal de grandes superficies.

En el actual 2016, la Consejera Patricia Franco, no cambió nada en el criterio de su antecesor popular, con respecto la apertura de domingos y festivos, más cercano al liberalismo de la Comunidad de Madrid, que a la actual social Comunidad Valencia.

Pues bien, desde UGT se hizo participe, en 2015 de todo esto a la Consejera Franco, por lo que ahora en 2016 volvemos ha realizar el llamamiento a la Conserjería a seguir los pasos de sus antecesores no liberales, y abandonar el criterio marcado por las grandes superficies, haciendo la vida de los trabajadores más importante, que los intereses de las grandes superficies, que tan solo buscas el beneficio rápido e inmediato, sin crear ni general empleo estable y digno, como llevamos años denunciado, y ya es así reconocido.

El planteamiento de UGT para el próximo 2017 es, que si en comunidades como Valencia,  País Vasco o  Extremadura se puede reducir incluso eliminar la apertura de los 12 domingos y festivos permitidos, por que no en Castilla la Mancha?

Tenemos que insistir una vez más, que esta medida liberal es lesiva para los derechos de los trabajadores y una amenaza a la supervivencia del comercio tradicional, tan solo mejorando los beneficios de los grandes grupos empresariales que se esfuman de nuestra región, imponiendo unas condiciones laborales, lamentables, con horarios y salarios paupérrimos anulando prácticamente la vida laboral y familiar de los trabajadores, sobre todo en los últimos meses el año y rebajas.

Nuevamente desde UGT, apostamos por racionalización en la normativa de horarios comerciales que faciliten que el pequeño y mediano comercio pueda competir en similares condiciones frente a los grandes distribuidores. Tan solo posible con la voluntad de la Consejería de Economía, Empresas y Empleo del Gobierno Page. Por ello solicitamos la constitución de esa mesa de dialogo y acuerdo, con criterios sociales, y no neoliberales.

.